Noticias

La fiesta grande del libro        Laura Antillano

Lunes, Marzo 24, 2014
  • Opinión

Un gran acierto fue la presencia de Anita Prestes, la hija del líder legendario de Brasil, Luiz Carlos Prestes, o sea, la que fuera la niñita de Olga nacida en la cárcel (la protagonista de la novela del gran escritor Fernando Moraes), la familia Prestes, cuya vicisitudes conocemos a través de la novela y la película.

Y si algún mérito tiene la obra inicial de Jorge Amado, es la de habernos dado a conocer la biografía de esos personajes épicos, legendarios, cuya vida perdura después de su desaparición física, justo por todo el encanto del discurso que la difunde. La conferencia que diera Anita, su hija, contando la gesta de la Columna Prestes es suficiente documento para no olvidar su ascendencia, en el desarrollo del siglo XX brasileño, y la complejidad de sus luchas políticas.

Volvamos a la Filven, y la lectura de libros, cine, foros, conferencias, una gran asistencia (mayor que en años anteriores). Entre sus éxitos han estado los foros con los Roberto (el Malaver y el Hernández Montoya), que parecían estrellas de rock. Ese par ha tenido un enorme público donde quiera que ha aparecido. De hecho, nos fue imposible ingresar a la sala donde se presentó el libro La palabra de hoy, de Aníbal Nazoa, porque las dimensiones de la sala no daban para más.

Libros para niños de Monte Ávila editores y El Perro y la Rana, como La leyenda Anatiué y otros mitos brasileños, bellamente ilustrado por David Dávila, y Cuentos de tío Tigre y Tío Conejo del Bajo Unare, de Roberto Armas. Tuvimos una conversa sabrosa sobre “Leer a la orilla del cielo”, con grandes y niños.

Un acontecimiento sorprendente fue el taller de Willian Osuna titulado “Hágase poeta en 24 horas”. El éxito que tuvo casi produjo amotinamiento. Hay mucha gente, pues, con deseos de ser poeta.

En general, las labores en la Feria de la Casa Nacional de las Letras Andrés Bello fueron gloriosas, presentaciones de los libros ganadores de sus concursos, desde el Orlando Araujo hasta los de dramaturgia, niños y jóvenes dedicados a Andrés Bello, los de narrativa y poesía liceísta, la publicación digital del homenaje a los poetas brasileños, y dieron un recital de décimas con poetisas y Niños Decimistas de Caracas. La plataforma del Libro en general realizó foros diversos, como televisión y violencia o La letra y la paz (con el padre Numa y José Vicente Rangel Ávalos); la Cinemateca presentó el Cuaderno de Cineastas Venezolanos, dedicado a Edmundo Aray, el Juguete Mágico para los niños, y Teoría y práctica de un cine junto al pueblo de Sanjinés y el Grupo Ukamau, la Anac organizó varios foros centrados en la relación con la construcción de historias en el cine. La Filven ha sido música, cine, poesía, en diálogo permanente y creciente, en constante agitación y alegría, el gentío que asistió a comprar sus libros ha sido inmenso. Y hoy domingo 23 es la clausura, así que a disfrutar, una gran feria.

¡Véngase a esta fiesta de lectura y vida en el Teresa Carreño y la Unearte!

Escritora